24.7 C
Caracas
lunes, 5 diciembre, 2022

FOTOS Y CRÓNICA | La fe de los devotos del Nazareno de San Pablo puede más que los peligros caraqueños

-

Desde la noche, los creyentes acudieron a la iglesia para hacer sus peticiones | Foto: Rayner Peña[/caption] Caracas.- “La verdadera fe es lo único que mueve a los devotos del Nazareno de San Pablo” que decidieron este año 2018 acompañar la primera misa en su honor a las doce de la medianoche en la Basílica de Santa Teresa, de Caracas. Los asistentes, que este año fueron escasos, sortearon el peligro de la noche caraqueña, pues caminaron desde sus casas hasta la iglesia y de regreso a ellas, entraron al templo descalzos, con cruces a cuestas, cargando con familiares enfermos y también con el miedo a la inseguridad que los acecha. Pero aun así llegaron a cumplir sus promesas. Con lágrimas en los ojos, Taide Rojas manifestó su tristeza por “lo vacía” que se encontraba la basílica la noche de este martes. “Creo que la gente perdió la fe, y estoy muy triste porque nunca en los 10 años que tengo pagando promesas había visto esto así, y eso me hace perder la esperanza”, afirmó.

Lee también: Procesiones del Nazareno saldrán más temprano por falta de transporte en Los Teques
Taide acude al Nazareno para pagar una promesa por la recuperación de su hijo, que hace años sufrió un accidente que casi le cuesta la vida. Ella dice deberle a su santo el milagro de tener a su muchacho; por eso, año tras año los dos caminan descalzos en medio de la noche desde el barrio La Charneca de San Agustín del Sur hasta Santa Teresa y de regreso. [caption id="attachment_325724" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] -¿Por qué te entristece que no haya tanta gente? -Creo que si la gente no tiene fe, entonces no hay futuro. Nuestro Nazareno no se merece el abandono. Pero este 2018 ni siquiera la medida impuesta por el párroco de hacer misas cada hora desde las nueve de la noche y el operativo de seguridad, que incluye el despliegue de Protección Civil, la Guardia del Pueblo y la Policía Nacional, mejoró la afluencia de feligreses, pues con asombro todos los presentes entraron a la iglesia sin hacer ningún tipo de cola, como se acostumbraba en otras épocas e incluso el año pasado. A esa hora, para la primera de las 19 misas que se hacen hasta el miércoles a las cuatro de la tarde, se encontraban no más de 200 personas, que ocupaban solo la parte delantera de la nave central del templo y la parte delantera de los laterales. Pero aunque la gente no llenaba la iglesia, la fe de los presentes abarrotaba el espacio, lo impregnaba y proponía a todos un clima en el que era imposible no contagiarse de fervor, de amor al prójimo y de esperanza por el cambio que todos los asistentes pidieron para sus vidas y para Venezuela, incluso por encima de sus necesidades personales, como lo demostró Liliana Velásquez. [caption id="attachment_325727" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] -¿Qué le pide al Nazareno? -Que nuestro país llegue a la normalidad. Que tantos jóvenes que se van porque no tienen futuro puedan volver a sus hogares, con sus familias, a reconstruir nuestra nación porque estamos muy mal y no nos merecemos vivir así. -¿Y para usted que pide? -Para mí solo lo necesario. Que Dios me mantenga la fe, que creo que se está perdiendo, y que me ayude a conseguir lo que necesito: las medicinas de mi hijo, que es epiléptico, y la comida. Eso pido. Todos los que llegaban al imponente templo de Santa Teresa la noche antes del Miércoles Santo lo hicieron siempre con la mirada al frente. No importaba si ingresaban de rodillas, caminando, en silla de ruedas, con muletas, bastón o sujetados por familiares y amigos. Todos dirigían su mirada al arco compuesto por más de 3.000 orquídeas detrás del que se encuentra el venerado Nazareno de San Pablo, para muchos un símbolo de humildad, sacrificio y amor. Familias enteras y niños, muchos niños vestidos con tus túnicas moradas, decoraban el interior de la Basílica de Santa Teresa. Algunos corrían sin parar con sus piecitos descalzos; otros dormían sobre cartones o en las piernas de sus madres, y algunos rezaban con seriedad mirando la imagen del Nazareno. [caption id="attachment_325732" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] Uno de ellos, el nieto de Ivette Rivas, no paraba de leer los valores escritos en banderines dispuestos en la nave central de la iglesia. “Prudencia, perdón, compasión, conversión, paciencia, misericordia y reconciliación”, le gritaba el pequeño a su abuela, quien contó que desde hace 32 años toda la familia entrega a sus nuevos miembros al Nazareno para que lleguen con bien a este mundo. A cambio, todos los pequeños de la casa desde su nacimiento son vestidos con túnicas moradas y llevados a Santa Teresa, año tras año, para agradecer la vida. [caption id="attachment_325736" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] “Le pedimos por nuestros nietos y también por Venezuela, porque queremos que la saque adelante. Es muy triste ver tan poca gente en una tradición que es ícono de los venezolanos, pero la situación país y la delincuencia nos azota. Es muy triste ver que por la inseguridad dejemos a un lado nuestra tradición como feligreses, pero siempre hay muchos dispuestos a seguir adelante y mantener la fe”, consideró Ivette. Antes de la misa de las doce, que es para muchos la más importante por ser la primera del Miércoles Santo, muchas familias y vecinos se reunieron en la plaza de la iglesia para recordar con nostalgia las épocas anteriores, cuando las colas para ingresar al templo eran interminables y quienes llegaban a las once de la noche a incorporarse, podían entrar a la edificación, con suerte, pasadas las tres de la mañana. “Tenemos 22 años viniendo a la iglesia a esta hora, luego de ofrecer el nacimiento de nuestra hija Franshezca Nazaret, que hoy es una mujer. Al Nazareno le pedíamos por todo, todos los días, y nos veníamos caminando desde el 23 de Enero. Hoy venimos en carro y somos muchos menos. Pero es la fe lo que nos mueve, porque en Venezuela la política se metió hasta en esto, en la fe, y se ve en la poca cantidad de gente que hay”, fue el testimonio de Yaneth Vásquez, quien junto a toda su familia vestida de morado esperaba la misa de las doce sentada en un banco de la plaza. [caption id="attachment_325737" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] Junto a ella, su vecino Gendrix Barrios se preparaba para entrar al templo y agradecer su vida luego de recibir el favor de El Nazareno y sobrevivir a los tres impactos de bala de los que fue víctima cuando quedó atrapado en medio de una balacera hace cinco años. Entre los feligreses es muy poco el hermetismo. Todos se ayudan, todos se tienden la mano. Los más jóvenes sostienen a los más ancianos; los abuelos enseñan a rezar a los niños y quienes lloran son consolados por cualquier extraño que les tiende la mano y les ofrece un abrazo. “La gente está dolida, se siente mal por el estado del país, pero a los que estamos aquí nos mantiene ver cada muestra de fe. La fe está allí, sigue intacta, y esto no morirá mientras la iglesia haga su trabajo de mantener unido al pueblo”, opina Luis Aparada, el organista de la Basílica de Santa Teresa, con más de siete años viendo pasar Semana Santa en ese templo. Y como si se tratara de un adivinador que lee los pensamientos de su público, el padre que auspicia la misa de doce dice: “Ánimo. Nunca pierdan la esperanza; los ojos puestos en Dios y a seguir adelante”, antes de despedir la primera eucaristía oficial del Miércoles Santo. [caption id="attachment_325740" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] [caption id="attachment_325741" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] [caption id="attachment_325744" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] [caption id="attachment_325750" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] [caption id="attachment_325756" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] [caption id="attachment_325762" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] [caption id="attachment_325763" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] [caption id="attachment_325765" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption] [caption id="attachment_325767" align="alignnone" width="1100"] Foto: Rayner Peña[/caption]  ]]>

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a