21.2 C
Caracas
lunes, 5 diciembre, 2022

Al empresario capturado con los Flores se le perdió la pista

-


La casa parece estar abandonada | Foto: Fiorella Perfetto
La casa parece estar abandonada | Foto: Fiorella Perfetto

Al menos hasta 2011, se conocen registros que vinculan a Marco Uzcátegui Contreras como propietario del avión que transportó a familiares de la primera dama Cilia Flores junto a tres personas más hasta Haití para cerrar un presunto trato de venta de 800 kilos de droga. Iba a bordo de la nave. Se desconoce su paradero

Por Fiorella Perfetto
Desde el pasado martes 10 de Noviembre, corrió como pólvora en medios nacionales e internacionales la noticia sobre la detención en la capital haitiana de Puerto Príncipe de un avión con siglas venezolanas YV 2030 y seis personas que se preparaban para realizar la venta de 800 kilos de cocaína.
Se trató de una operación encubierta que adelantó el departamento antinarcóticos de los Estados Unidos, luego del seguimiento, grabación e interceptación de estas personas en sus intentos por introducir la droga a territorio norteamericano. Con estupor se recibió la noticia que entre los seis pasajeros de la aeronave figuraban dos familiares directos de la primera dama Cilia Flores, Franqui Flores De Freitas y Efraín Antonio Campos además de personas pertenecientes a las Fuerzas Armadas Bolivarianas.
Uno de los temas que aún despierta confusión es la propiedad de la nave que fue usada para este fin, una avioneta marca Cessna modelo Citation 500 siglas YV 2030. En principio y según información suministrada por el portal Runrunes, se creyó que el propietario era el ciudadano de origen libanés, Khaled Khalil Majzoun, empresario vinculado a la empresa de recolección de basura Sabenpe y a la fábrica de atún empacado Eveba, entre otras compañías.
Sin embargo, el verdadero dueño salió a la luz más tarde, al menos hasta 2011. Se trata de Marco Tulio Uzcátegui Contreras, quien se presenta a sí mismo como “ingeniero civil, con mi propia empresa de construcción, además piloto comercial habilitado, como capitán de Citation C500”, tal y como reza su biografía en el portal para aficionados a la aeronáutica Hangar Central.
¿Quién es Marco Tulio Uzcátegui Contreras?
Ingeniero Civil de 54 años, se le conoce como propietario de una empresa llamada Constructora Seprovial C.A, dedicada al ramo de la construcción registrada el 27 de octubre de 1989, de la cual se lee en documentos públicos al menos cuatro casos de demanda en contra de Uzcátegui y su empresa. Uno de los más notorios está radicado en Lara, una demanda de la Gobernación de esta entidad, en su momento a cargo de Luis Reyes Reyes, por el incumplimiento en la construcción de 113 casas para la fundación regional para la vivienda (Funrevi). Le siguen casos de reclamo por impago de honorarios profesionales, entre otros. Se desconoce si esta empresa está activa en la actualidad.
A Uzcátegui se le vincula con el extinto fondo intergubernamental para la descentralización (Fides) como directivo del ente. El abogado Tulio Álvarez en su carácter de apoderado de la Asociación de Alcaldes de Venezuela (Adave) habría intentado un recurso de nulidad en el 2003, por considerar inconstitucional una reforma parcial a la ley que obraba en contra de la potestad de esta asociación a elegir sus representantes postulados. Eran Agustín Berrios y Robinson Medina Abreu, como directores principales, y Jesús Luna González y Marcos Uzcátegui Contreras , como directores suplentes. Pero este recurso fue declarado improcedente. Sin embargo ese mismo año sale inscrito en un curso académico como miembro de este organismo. Se desconoce la existencia de algún documento que le acredite como parte del extinto órgano público.
Luego de Seprovial ¿qué?
En abril de 1989 el empresario registra la empresa Construcción y Mantenimiento Coinspectra C.A. luego de un cambio en la junta de accionistas aparece Laura Josefina Pacheco Yépez, como presidenta y es quien firma la adquisición de la aeronave “fan jet, marca Cessna modelo Citation 500 serial 500-0215, identificado con las siglas YV 2030”, el 20 de septiembre de 2006, según consta en actas presentadas por el portal Runrunes. El valor de la venta fue de 2.730.000.000,00 bolívares.
Coinspectra siguió los pasos de Seprovial. Más de 76 actos jurídicos en contra de esta empresa se encuentras en los registros públicos nacionales: cobro de prestaciones sociales, estimación e intimación de honorarios profesionales, embargo a cuentas bancarias por resolución de contrato. Entre estas actuaciones resalta una en especial: el 23 de febrero de 2011 se constituyó el tribunal ejecutor de medidas en la sede del aeropuerto Caracas a fin de ejecutar una medida de embargo preventivo ordenado por un tribunal de Monagas como resultado de una actuación del abogado Humberto La Rosa por cobro de honorarios. El tribunal ordenó medida de secuestro de la aeronave Jet marca Cessna, modelo Citation 500, serial 500-0215, siglas YV2030, de color blanco con rayas doradas rojo y azul, ubicada en el hangar Nº 067 fila C. se desconoce cómo esta volvió a las manos de su dueño. El portal Aporrea afirma que Uzcátegui “ex funcionario del Fides y simpatizante de la oposición, habría convenido un trato y así recuperó nuevamente la aeronave”.
El Imperio no es tan malo, después de todo
En 2009 el empresario adquiere una Villa en el 8831 Sw 152 Ct, en Kendall, a unos 45 minutos al suroeste del centro de Miami, en Estados Unidos. La urbanización se llama Century Garden Villas y para la fecha, Uzcátegui pagó 270.000,00$ por su adquisición en este naciente conjunto de condominios. Según los registros públicos del portal “Florida SecuredTransactionRegistry”, indica que el empresario habría solicitado dos hipotecas sobre esta propiedad, una de ellas en los primeros días de este mes.
Ese mismo año registra CoinspectraInc, junto con Laura Pacheco Yépez. La empresa estaba inactiva pero el pasado 2 de noviembre fue cancelado el impuesto anual de 2014 y puesta al día nuevamente. El último movimiento que detectan los registros oficiales de empresas del sur de la Florida fue realizado el 26 de septiembre de 2014. Junto a un ciudadano de nombre Jose M. Navarro creó en 2010 UzcanaGroup, Inc, la cual tampoco presenta movimientos desde 2014. Ambas son empresas creadas, más no tienen plataformas digitales ni descripción de uso comercial o actividad a la cual se dedican.
Cerrado círculo familiar. Pocas redes muchas dudas
En el momento de la adquisición de la aeronave involucrada en este sonado caso, Laura Pacheco, quien presuntamente es su pareja aparece en el registro como soltera. En todos los registros de empresas y propiedades tanto en el país como en el exterior ambos son cofirmantes en los derechos sobre las mismas. Sin embargo ambos tienen una hija de 22 años llamada Laurymar Uzcátegui Pacheco. A ella se le asocia sentimentalmente con uno de los sobrinos de la primera dama detenidos en Estados Unidos. Los registros y fotos están borrados.
Todos votan en el mismo centro electoral. Todos han borrado sus huellas en la red. Igual ocurre con la cuenta de la empresa Coinspectra, también con escasa actividad en las redes sociales.
Marco Tulio Uzcátegui Contreras también tendría otro hijo que lleva su mismo nombre, pero se desconoce si Pacheco sería su madre. Las cuentas no presentan actividad hace un par de años. En 2012, Marco muestra una foto de un pasaje que le llevaría a Londres, por lo que se podría sospechar que el joven vive en el exterior al no tener ningún registro en el país.
No así Laurymar. Según su cuenta en la red social Twitter estudiaría Derecho en la Universidad Santa María para 2013. A partir de esa fecha ninguno de los miembros de esta familia tiene algún registro, a excepción de Laura Pacheco. En su biografía se define como “empresaria, venezolana revolucionaria y chavista” y sus tuits no distan de esta descripción. Las cuentas asociadas a la empresa Coinspectra fueron abiertas, no tuvieron mayor actividad pero resalta comentarios y elogios personales por parte de Uzcátegui hacia la ministra de asuntos penitenciarios Iris Valera, hechos que contradicen la versión suministrada por el portal Aporrea.
¿Y dónde está el piloto?
Fuentes consultadas en Estados Unidos ofrecieron infiormaciones diferentes en cuanto al paradero de Uzcátegui. Sin embargo afirman que “por tratarse de un caso de muy alto perfil, estos podrían estar en alguna cas de seguridad de la DEA” en ese país rindiendo declaraciones. Sin embargo, la periodista Sebastiana Barraez afirma en su columna “Sebastiana sin secretos” del pasado 12 de noviembre que “En El Helicoide, una de las sedes del Sebin en Caracas, están dos de las personas relacionadas al avión cuestionado, uno de ellos sería el piloto (el mayor de la Fuerza Aérea, Pedro Miguel Rodríguez González) y el otro es el suegro de uno de los jóvenes ahora detenido en Estados Unidos. El piloto y el suegro de Flores fueron detenidos por el Sebin apenas arribaron el miércoles 11 de noviembre a Venezuela, provenientes de Haití. Ellos dijeron que las autoridades en Haití le hicieron, el día martes 10, el barrido al avión en el que trasladaron a los jóvenes Flores y luego los dejaron libres por lo que decidieron regresar a Venezuela”.
El Pitazo visitó la residencia de la familia Uzcátegui para corroborar si se encuentra en el país y confirmar la versión que hasta ahora se conoce de los hechos. La casa parece estar abandonada. Nadie responde a la puerta y las ventanas están cerradas. En la platabanda se asoma una estructura de vigas oxidadas que quedó a medio hacer. En la entrada un cartel advierte que “por su seguridad ud será será grabado”.
Una vecina del lugar afirmó que esa es la residencia de la familia, sin embargo al preguntarle sobre la presencia o no de la familia, no quiso responder y se alejó del lugar. Lo único que pareciera tener actividad en la casa es un notorio sistema de vigilancia y el cerco de seguridad que la rodea.

Foto: Fiorella Perfetto
Foto: Fiorella Perfetto


Foto: Fiorella Perfetto
Foto: Fiorella Perfetto


Foto: Fiorella Perfetto
Foto: Fiorella Perfetto


Foto: Fiorella Perfetto
Foto: Fiorella Perfetto

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a