24.7 C
Caracas
lunes, 5 diciembre, 2022

Claves | Señales de alarma y cómo abordar correctamente el riesgo de suicidio

El suicidio es la cuarta causa de muerte entre los jóvenes entre 15 y 29 años y es un problema que ha aumentado desde el inicio de la pandemia. Su correcto abordaje y prevención es clave para salvar vidas

-

Como parte del mes de la prevención del suicidio, el equipo de El Pitazo en la calle organizó el forochat Señales de alarma y prevención del suicidio. El evento contó con la experiencia del psiquiatra Luis Madrid, se realizó a través de WhatsApp el pasado jueves 21 de septiembre y contó con la participación de 480 personas. El abordaje y la interacción fueron extensos, pues el evento superó las 2 horas y media de duración, lo que estableció un nuevo récord para El Pitazo.

En su intervención inicial el invitado puntualizó algunas ideas sobre el suicidio, entre las cuales estuvo la de su principal característica: que el acto de acabar con la propia vida generalmente es una decisión voluntaria y deliberada. “Normalmente ocurre como consecuencia de un sufrimiento muy intenso y prolongado, sentimiento de vacío y desesperanza que le hacen suponer a la persona, erróneamente, que la única salida es atentar contra su vida”, agregó.

Madrid apuntó además que las tentativas suicidas o los actos consumados muchas veces son el resultado de buscar una solución definitiva para un problema transitorio que supera al afectado. El especialista aprovechó la oportunidad para ofrecer algunos datos claves sobre el suicidio en el mundo y alertar sobre los mitos que deben derribarse de una vez por todas. Ambas explicaciones puedes verlas a continuación en las siguientes imágenes:

Al ser consultado por los lectores respecto a los factores de riesgo que pueden fortalecer las ideaciones suicidas, Madrid aseguró que hay muchas, pero las principales son:

  • Ser soltero, divorciado o viudo, vivir solo o estar aislados por largos períodos de tiempo.
  • Ser hombre, pues el género masculino utiliza métodos mucho más letales y agresivos.
  • Que existan antecedentes personales o familiares de suicidio. Se incluyen intentos no consumados.
  • Sufrir enfermedades crónicas y discapacitantes, así como trastornos mentales o haber sido víctima de abusos.
  • Pertenecer a religiones, sectas o grupos con preceptos rígidos o muy exigentes. El fanatismo, en diferentes ámbitos, también es peligroso.
  • El abuso de alcohol, drogas y otras sustancias dañinas que puedan intoxicar la mente.
  • Adicciones a redes sociales, juegos, Internet y otros que pueden causar frustración.
  • Estrés desmesurado ocasionado por problemas financieros, profesionales o en relaciones interpersonales.

El suicida avisa, así que hay que estar atento a las señales de alarma

Abordando uno de los principales mitos alrededor del tema del suicidio, Madrid enfatizó que es falso que las personas con ideaciones suicidas no avisan lo que harán, pues el 80% lo hace de alguna manera. Así, invitó a los asistentes a prestar atención a diferentes señales de alarma:

  • Que exista un trastorno mental prolongado, de alta recurrencia y que induzca una sensación de desesperanza en el individuo.
  • Intentos de suicidio previos (sin importar el tiempo transcurrido). Se incluyen amenazas frecuentes o un egreso reciente de hospitalización por depresión.
  • Personas que hablan mucho sobre la muerte o sus deseos de morir. Se incluyen equivalentes suicidógenos, como hablar de dormir por largo tiempo o desaparecer.
  • Personas con planes estructurados sobre cómo van a cometer su suicidio, especialmente si tienen acceso a las herramientas o un ambiente propicio para su cometido.
  • Individuos que muestren sentimientos de soledad (aun estando acompañados), culpa o remordimiento excesivo, necesidad de aislamiento o vacío existencial.
  • Personas que dejen de cuidar su aseo y aspecto, cuando normalmente lo hacen de forma minuciosa.
  • Situaciones de vida demasiado caóticas que empujen al sujeto a un estado prolongado de angustia.
  • Personajes con tranquilidad siniestra, que se muestran como si no hubiese pasado nada luego de intentar recientemente quitarse la vida.
  • Pacientes que comienzan a regalar sus pertenencias o transferir dinero de forma extraña a familiares y terceros de un momento a otro.

  • Mostrar autoestima demasiado baja, con autodescalificaciones frecuentes o sentimiento de que los demás estarían mejor si el sujeto muere.
  • Depresión con consumo de alcohol desmedido, pues este intensifica la sensación de malestar cuando se está intoxicado.

Finalmente, varios lectores le pidieron al invitado que ofreciera recomendaciones sobre qué hacer ante una alerta de riesgo suicida. A esto, Madrid contestó con las 11 sugerencias que encontrarás en las siguientes láminas:

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a