¿Por qué un diplomático del Vaticano se reunió con Maduro?

114

El encuentro de monseñor Edgar Peña con Maduro, ocurrido el 12 de noviembre, produjo críticas incluso en sectores radicales de la misma iglesia. Pero la diplomacia más antigua del mundo sabe lo que hace, lo que dice y cómo lo dice. La prudencia, la cautela y la discreción son principios fundamentales en la denominada Terza Loggia. Cabe analizar este movimiento del tercero en responsabilidad en el Vaticano.

Por: Rixio Portillo

El sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado en el Vaticano, el diplomático Edgar Peña, visitó Venezuela durante el mes de noviembre, en un periplo de breves días que incluyeron la capital del país y su ciudad natal.

Monseñor Peña Parra es el tercero en responsabilidad en el Vaticano, desde el año 2018; seguido por el cardenal Pietro Parolín, nuncio apostólico en Venezuela hasta 2013, tras ser designado para la Secretaría de Estado; y el papa Francisco, como primer mandatario de la Santa Sede.

Peña Parra, en su historial de encargos diplomáticos, tiene una estadía en Pakistán, durante los días del anuncio del deceso de Osama Bin Landen por parte de Estados Unidos, y en Mozambique con una mediación entre oposición y gobierno. Mediación, que sí llegó a término con un acuerdo, e incluso con el posterior viaje del papa Francisco al país.

En el libro El Vaticano en la encrucijada venezolana se realiza un análisis periodístico de diversos aspectos de la mediación papal en las negociaciones en Venezuela, entre 2016, 2017 y 2018, hasta la designación de Peña, la cual dejó caer por tierra la tesis del desconocimiento de la Santa Sede o de Francisco, de la crisis en el país suramericano.

Claves de lectura de la visita a Venezuela

La visita tiene varios aspectos que necesariamente tendrían que ser destacados. El encuentro del 12 de noviembre, con representantes del ejecutivo nacional, produjo críticas incluso en sectores radicales de la misma iglesia.

Pero la diplomacia más antigua del mundo sabe lo que hace, lo que dice y cómo lo dice. La prudencia, la cautela y la discreción son principios fundamentales en la denominada Terza Loggia.

Sobre el encuentro en Caracas, resulta importante la mención que realizó la cuenta oficial de Twitter de la Secretaría de Estado (@TerzaLoggia ), cuando publicó el programa del viaje. El texto en italiano dice: “Encuentro con los altos cargos del Estado”.

Comparando las formas, la agenda del viaje anterior de monseñor Peña Parra a Timor Oriental, en el mes de septiembre, mencionaba el encuentro con el Presidente de la República. Sin embargo, esta vez ese aspecto no fue señalado en la comunicación de la visita a Venezuela.

La estancia de Peña no responde a un viaje oficial de un diplomático del Vaticano a otro estado, en términos de política internacional; la agenda contenía únicamente encuentros pastorales, de tal manera que el saludo a Miraflores responde a criterios de cortesía, en la formalidad del Vaticano que afirma tener relaciones con los Estados y no con los gobiernos.  

Otro aspecto importante es que el viaje de Peña no respondió a un periplo estivo vacacional, el objetivo era presidir la celebración de la fiesta de la Chinita, en los 125 años de la Diócesis del Zulia de la que fue miembro del clero, y los ochenta años de la coronación de la Virgen como patrona de los zulianos.

Maracaibo, razón del peregrinaje del sustituto

La participación en la celebración de la misa de la Virgen de Chiquinquirá, merece también una mención.

La ofrenda de un rosal de oro, para la patrona del Zulia, es una distinción que realiza tradicionalmente el papa, en persona y con sus propias manos, cuando venera alguna advocación mariana en el mundo. Gesto que puede ser traducido como un signo de cercanía de Francisco pero que también permite afirmar que no estaría contemplada una visita apostólica a Maracaibo.

Y en segundo lugar, el llamado a la paz durante la homilía, la cual, es una  idea recurrente en los últimos textos publicados sobre Venezuela, en este espacio de opinión, para El Pitazo.

Monseñor Peña Parra imploraba por la paz en las zonas de conflicto, evocando el camino necesario para alcanzarla, que incluye necesariamente a Venezuela: “La paz verdadera nace de la justicia, sin justicia no hay paz, esa justicia que tiene en Dios, su principio y su fin. La paz crece con el perdón y la reconciliación”, afirmó.

Gestos, palabras y trinos que dicen más, si son leídos en clave de la diplomacia del papa.

RIXIO G. PORTILLO | @rixiogpr / Instagram: rixiogpr
Comunicador. Creador del blog Domus Ecclesia. Profesor de la Universidad de Monterrey.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Escriba al correo [email protected] para algún comentario sobre nuestras publicaciones.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.