23.2 C
Caracas
jueves, 8 diciembre, 2022

La nueva realidad de Venezuela

-

En “el país normal”, la huida de sus hijos no para. Los 7.1 millones de venezolanos que salieron, cifra manejada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), difícilmente regresarán. Es época de apertura de la frontera entre Colombia y Venezuela; de participación de Nicolás Maduro en la cumbre en Egipto; de conversaciones en París, entre la oposición y el chavismo. El gobierno busca reconocimiento internacional, impunidad y eliminación de sanciones.

Por: Hugo Delgado

Son tiempos de informe de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) que refleja el mejoramiento de los indicadores de pobreza; de comentarios y análisis de “especialistas” que hablan de crecimiento económico y reducción de la inflación; de opiniones positivas de un régimen y su nomenclatura sobre el milagro que muestra un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Es época de regresos de cientos de emigrantes con el plan “retorno a la patria” y de amigos o hijos que se marchan porque la situación de “normalidad” no la sienten; de apertura de la frontera entre Colombia y Venezuela; de participación de Nicolás Maduro en la cumbre en Egipto; de conversaciones en París, entre la oposición y el chavismo; y una propuesta del general (R), Néstor Reverol, de “borrón y cuenta nueva”.

El informe Encovi 2022 (10-11-2022), realizado por el Instituto  de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), indica la caída de la pobreza multidimensional (medida más allá de la variable ingresos y toma dimensiones sociales y de infraestructura  como la salud, educación y servicios públicos).

También la encuesta detectó el incremento de la desigualdad entre pobres y ricos (pasó del 0,407 al 0,603 del índice Gini)  y un empeoramiento de la calidad educativa (1.5 millones de niños están fuera del sistema formativo).  

El impacto de la recuperación económica se hizo sentir, pero se incrementó la pobreza por razones sociales, dijo uno de sus presentadores, el sociólogo Luis Pedro España. “Medida por el nivel de ingresos, la pobreza afecta a 81,5% de la población, es decir, 8 de cada 10 venezolanos no cuentan con los recursos suficientes para adquirir la canasta básica”.

“La pobreza extrema, en la que se encuentran aquellos con ingresos insuficientes para adquirir los alimentos básicos, bajó de 68% en 2021 a 53,3% en 2022. Estos números son el resultado del repunte de la actividad laboral y liberación de la economía”, precisó España.

Los analistas y la nomenclatura del régimen, en coro, refieren al “mejoramiento del país”, producto de la liberación –obligada- de la economía y la instauración del “dólar como moneda nacional”, porque es la referencia para determinar el valor de los productos –la mayoría importados- y los servicios.

No explican cómo Venezuela muestra indicadores positivos luego de una caída del PIB del 78% entre 2013-2021, explica Asdrúbal Oliveros; la pérdida del 80% del parque industrial (Conindustrias 2020) y el que queda trabaja entre el 20 y 30% de su capacidad.

En “el país normal”, la huida de sus hijos no para. Los 7.1 millones de venezolanos que salieron, cifra manejada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), difícilmente regresarán.

El trabajo propagandístico del régimen chavista hace ver que el retorno de unos cientos es por la mejoría, pero el daño psico-social y económico producto de la diáspora es difícil de cuantificar en materia de muertes, suicidios, desmembramiento familiar, pérdida de capital humano y quiebra de empresas.

El régimen busca tres objetivos estratégicos: reconocimiento internacional al ilegítimo Nicolás Maduro (ya lo está logrando con el apoyo de Estados Unidos de América); eliminación de sanciones (así los corruptos podrán mover sus capitales libremente y puede solicitar créditos internacionales para financiarse) e impunidad (posibles condenas de la Corte Penal Internacional).

Ya con su socio, el presidente de Colombia Gustavo Petro, se inició el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas y comerciales, convirtiéndose en su promotor activo, con el petróleo y comercio como prioridades.

Al restablecimiento de las relaciones colombo-venezolanas anunciado por las partes, hace poco más de un mes, la ensombrecieron los intereses de la guerrilla, las bandas criminales, los militares y los cuerpos de seguridad, especialmente venezolanos. 

La periodista española de la revista Semana, Salud Hernández, denunció la corrupción, la mentira y la falta de seguridad jurídica, como los factores que impiden la apertura de la frontera. Información que confirma el periodista zuliano, Norge Faría, por lo experimentado en el eje Paraguachón-Maicao.

En su búsqueda de reconocimiento mundial, Maduro aceptó reiniciar las conversaciones con la oposición, con el patrocinio del presidente de Francia, Emmanuel Macron, y sus aliados del Foro de Sao Paulo (FS), Alberto Fernández (Argentina) y Petro. Este último, cumpliendo los lineamientos del FS, pidió inmunidad para su aliado.

Para reafirmar el reconocimiento, Maduro acudió a la cumbre del clima COP27, organizada por la ONU en Egipto, un objetivo que logró porque aceptaron su participación, sin cuestionarle el desastre ambiental del Arco Minero y los daños ocasionados por los derrames petroleros. Hasta la fecha, el régimen lleva la delantera.

La normalización de país es la “muerte civil” de los venezolanos, dice el periodista zuliano, Alirio Rodríguez, recordando el planteamiento del colega fallecido, Antonio Marcano. Y eso es difícil de aceptar.

El cerco mental y físico que vive la sociedad conduce a la depresión, la impotencia intelectual y la inmovilidad social. Lo ocurrido en Venezuela “es un reacomodo hacia una nueva realidad”.

Otro hecho que ejemplifica la búsqueda de impunidad, es la propuesta del general (R), Néstor Reverol, actual ministro de Energía Eléctrica, quien lanzó la cínica propuesta “borrón y cuenta nueva” para el estado Zulia, el más afectado por la mala calidad del servicio, con la que los usuarios pagarán las consecuencias de la funesta gerencia.

Reverol pretende con un pago único justificar y tapar la corrupción acentuada desde 2009 (Derwick Associates, ProEnergy), la ineficiencia gerencial, el daño de miles de electrodomésticos y la destrucción del sistema de electricidad.

Este financiamiento mantendrá una gestión obscura que no rinde cuentas y tampoco lo hará. A falta de dinero para robar, ahora el régimen le “mete la mano en el bolsillo al pueblo”. Es la nueva realidad producto de “la muerte civil”.

HUGO DELGADO A.| @hdelgado10
Periodista. Editor de medios impresos y asesor de comunicaciones y relaciones públicas.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Escriba al correo [email protected] para algún comentario sobre nuestras publicaciones.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a