Venezolano dice que pagó a coyote zuliano para cruzar frontera entre México y EE. UU.

Un exfuncionario policial zuliano contó que pagó a un coyote para alcanzar suelo estadounidense, reseñó el medio digital Noticia Al Minuto, para luego descubrir que se trataba de un paisano. Otra venezolana, una sexagenaria venezolana, dijo a la BBC que había escapado de la crisis que soportaba en su natal estado Zulia para reunirse con su único hijo en Estados Unidos. Para lograrlo, cruzó la frontera desde México con su esposo para solicitar asilo en el pueblo fronterizo de Yuma, en la desértica Arizona.

57150
Foto cortesía Los Angeles Times

Caracas.- Sorprendido. Así quedó un exfuncionario de la Policía Bolivariana del Estado Zulia cuando supo que el coyote o traficante de inmigrantes que lo llevaría desde Monterrey, en México, hasta Texas, Estados Unidos, era, al igual que él, un maracucho.

«¿Cómo hizo para ganarse ese puesto, que no cualquiera puede tener?; no lo sé. ¿Cómo es que tiene el poder de sobornar a las autoridades mexicanas y convertirse en una suerte de ‘garantía’ para tantos migrantes? Tampoco lo sé. Honestamente, no lo vi, siempre nos atendió un personal que está a su mando, que por cierto nos dieron un trato digno, excelente, una atención de primer mundo», contó el maracucho a los periodistas José Andara y Ernesto Ríos del medio digital zuliano Noticia Al Minuto.

LEE TAMBIÉN

EE. UU. | ¿Cómo operan los coyotes y qué riesgos corren los migrantes?

La nota, publicada este viernes 7 de mayo, es la segunda de cuatro entregas que narran la aventura de este venezolano, al que identifican como Jerry para resguardar su verdadero nombre, quien cruzó la frontera entre México y Estados Unidos junto con su esposa y dos hijos, en busca de asilo.

«Fue a través de contactos hechos por mi cuñada que logramos hacernos de los servicios de este ‘coyotero’, pero eso nos iba a costar dinero. Tuve que pagar 800 dólares por persona, incluyendo a mi hijo menor de cinco años para que nos sellaran el pasaporte sin problemas. Multiplica 800 por cuatro, son 3.200 dólares en total. Eso sin contar lo que gastamos en pasaportes y prórrogas, boletos de avión, pernocta, refrigerio y gastos varios», aseguró el hombre.

El exfuncionario de la Policía Bolivariana del Estado Zulia afirmó que cuando llegó junto con su familia a Monterrey, procedente de Ciudad de México, fueron trasladados «a una cómoda casa, una de cinco que tiene ese ‘coyotero’ maracucho allí».

Jerry indicó además que recibió un itinerario de viaje para llegar a Estados Unidos en el que se estableció el paso por tres ríos, entre ellos el río Bravo. «Para pasar los tres ríos debes pagar 1.300 dólares por persona; multiplica eso por cuatro: 5.200, más los 3.200 de la cuenta anterior, son 8.400 dólares, y aún faltaba» expresó a Noticia Al Minuto.

LEE TAMBIÉN

¿Cómo pueden los venezolanos obtener la residencia permanente en Canadá?

Después de cruzar el último río, «el más corto, pero el más bravo, muy caudaloso», apuntó el exfuncionario policial, «prácticamente ya estás en Estados Unidos, pero te falta camino». El hombre señaló también que otros 60 marabinos completaron la hazaña, de un total de 72 venezolanos.

Escapar de la crisis en Zulia

La historia de Jerry es algo similar a la que contó Rosario Zabala, de 65 años, a la BBC, en un extenso reportaje publicado el jueves, 6 de mayo. La venezolana señaló que agotó distintas vías legales para emigrar a Estados Unidos, pero nada consiguió.

Al final, dijo que debió arriesgarse a cruzar la frontera desde México con su esposo para solicitar asilo en Estados Unidos. La mujer habló con el medio británico desde el pueblo fronterizo de Yuma, en la desértica Arizona, una localidad que ha visto crecer en más de 200% el cruce de migrantes durante el mes de marzo, en comparación con el mismo periodo de 2020, se subraya en el reportaje.

Zabala afirmó que escapó de la crisis que soporta su natal estado Zulia para reunirse con su único hijo en Estados Unidos. Antes le habían negado el visado. «Andábamos todos tullidos porque hacíamos todo a pie, no hay transporte. Ahora con el COVID-19, menos (…) Sabía que venir así no es un delito, uno tiene derecho a pedir esta protección aquí. Así que eso hicimos», dijo a la BBC.

Con información de la BBC y Noticia Al Minuto

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.