19.3 C
Caracas
jueves, 1 diciembre, 2022

Atravesar el río o caminar: así son las fronteras de Venezuela con Colombia

Por los estados Táchira, Zulia, Apure y Amazonas hay fronteras con Colombia. Todas con características distintas. Se pueden transitar caminos y vadear ríos. El Pitazo explica cómo es la característica de cada paso fronterizo.

-

Cuatro fronteras con características distintas, pero que cumplen la misma función: que los venezolanos pasen a Colombia por alimentos y medicinas. Vadear ríos y caminar por trochas son las posibilidades para el tránsito binacional por los estados Táchira, Zulia, Apure y Amazonas.

Táchira es el estado con mayor flujo de personas y tránsito internacional debido a su cercanía con Norte de Santander. Llegar desde San Cristóbal al lado colombiano significa una hora de camino terrestre; mientras que en el resto de las fronteras puede tomar hasta cuatro horas llegar desde las capitales.

En la actualidad, ir a Colombia por Táchira es posible únicamente de manera peatonal. El reinicio de las actividades económicas no cambió la situación. Los ciudadanos deben llegar en transportes público o particular y caminar por los puentes internacionales Simón Bolívar o Francisco de Paula Santander, para llegar al vecino país y realizar cualquier compra de alimentos, medicinas o repuestos de carros.

Desde 2019 no hubo tránsito comercial por esta zona en particular. De allí que el acto del 26 de septiembre en el puente Simón Bolívar fuese tan importante para los empresarios, comerciantes y gremios, quienes debieron migrar con sus labores hasta Paraguachón, frontera de Zulia con el departamento de La Guajira, Colombia.

Paraguachón es el segundo paso fronterizo más activo entre Venezuela y Colombia, después de Táchira. El intercambio comercial no quedó suspendido ni siquiera cuando el gobierno de Nicolás Maduro rompió en 2019 las relaciones diplomáticas.

Al menos 100 gandolas diarias entran a Venezuela por el peaje internacional de Paraguachón, y hacen el servicio de aduana en unas oficinas del Seniat ubicadas en Guarero. El tránsito de los transportistas se hacía en horas de la noche y la madrugada, pero desde el lunes, 26 de septiembre, el horario establecido es de 10.00 am a 5.00 pm.

El paso peatonal entre ambos países por el Zulia nunca se vio afectado porque la mayor población que transita la zona es de la etnia wayúu, que habita en ambos lados. Para ellos no hay fronteras ni restricciones al momento de cruzar. Los ciudadanos que no pertenecen a la comunidad wayúu tampoco tienen mayores restricciones; cumple con el requisito migratorio el que lo necesite y desee.

Hasta este martes 27 ni los transportistas ni los particulares pueden llegar con sus vehículos hasta Colombia. Los choferes que prestan el servicio de trasladar a usuarios desde Maracaibo hasta Maicao siguen haciendo los transbordos en la frontera.

El presidente de Fedecámaras Zulia, Ezio Angelini, indicó en entrevista telefónica con El Pitazo que comienzan desde cero para fijar normas que permitan a largo plazo una reapertura total de la frontera.

“Es una carrera de largo plazo, que será muy beneficiosa para todos. Hay que regresar a la Comunidad Andina de Naciones, fijar los aranceles y establecer igualdad de condiciones entre las partes para el intercambio comercial”, dijo Angelini, para quien el lunes 26 solo se oficializó una actividad comercial que se hacía en la frontera.

Lanchas y canoas para cruzar

Llegar al departamento de Arauca, Colombia, por el puente internacional José Antonio Páez, en el estado Apure, es parcial desde el lunes, 26 de septiembre. Solo se permite el tránsito de peatones, no el vehicular por fallas estructurales.

Las autoridades nacionales aún están en la adecuación logística en los puntos del personal de controles sanitario, aduanero y de la Fuerza Armada Nacional (FAN). El gobernador de Apure, Eduardo Piñate, se reunió este martes 27 con autoridades de las policías nacional, regional y municipal para establecer «cuadrantes de paz» en la frontera.

Decenas de viajeros siguen haciendo uso del transporte fluvial, en pequeñas embarcaciones que cubren la ruta Guasdualito – El Amparo – Arauca, por la que pagan entre 1000 y 3.000 pesos colombianos, según la carga del pasajero, esto es menos de un dólar. Otros utilizan pasos ubicados por la población de La Victoria, que son totalmente controlados por grupos irregulares.

También la frontera colombo-venezolana por Puerto Ayacucho, estado Amazonas, ha permanecido activa, tal como por Zulia, incluso durante la pandemia. Es por eso que la reapertura de espacios limítrofes, anunciada por los Gobiernos de ambos países, no ha tomado por sorpresa a quienes hacen vida en la zona. Durante la cuarentena solo era necesario portar un carnet migratorio o el certificado de vacunación.

La separación que hay entre ambas naciones es apenas un estrecho margen del río Orinoco, que se cruza en lancha desde el muelle de Puerto Ayacucho hasta el departamento de Vichada. El horario de circulación es de 8:00 a.m. a 7:00 p.m.

En la zona hay una vida comercial en constante movimiento debido a que ciudadanos venezolanos cruzan a Colombia para comprar productos, víveres, calzado y ropa. Últimamente, también ha aumentado la compra de teléfonos celulares a bajo costo, de acuerdo con testimonios de habitantes de Puerto Ayacucho.

El paso vehicular es uno de las principales exigencias de los ciudadanos, quienes además de pagar para cruzar los ríos, también deben caminar largos trayectos de un país a otro.

Con información de Lorena Bornacelly, Carlos Suniaga, Mariangel Moro y Nataly Angulo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a